Bizcocho de avellanas, chocolate y caramelo salado

145
Pound Cake

Este bizcocho cubierto de chocolate es denso y se conserva bien durante días.

Ir a la Receta

En casa somos dos y hacer bizcochos muy grandes no es una buena idea: o nos los comemos enteros (mal para entrar en los vaqueros) o se quedan duros y se acaban tirando, y el tema de tirar comida no lo llevo muy bien.

Se me ocurrió pedir unos moldes de plumcake pequeñitos, para no tener que hacer bizcochos enormes y para probarlos hice una encuesta en Instagram para que entre todos eligiéramos los sabores: el resultado fue chocolate negro, avellanas y caramelo salado.

Decidí hacer un pound cake, por aquello de la conservación. En caso de que no los conozcáis, los pound cakes o «bizcochos de libra», quatre quarts o cuatro cuartos eran bizcochos que se hacían a partes iguales de huevo, mantequilla, azúcar y harina.

El resultado era un bizcocho denso, que además se glaseaba o cubría de chocolate. Esta glasa que lo impermeabilizaba sumado a la alta proporción de grasa y azúcar daba como resultado un bizcocho que se conserva bien varios días. Forma parte de la familia de los llamados Gateaux de Voyage, que viene a ser «bizcochos de viaje», porque eran los que antiguamente podían guardarse en una cajita metálica y llevarse en los largos viajes.

Actualmente no tienen tanta azúcar ni grasa, pero siguen conservándose mejor que otros bizcochos más esponjosos. En este caso, el bizcocho es de avellanas, y está cubierto con una capa fina de chocolate negro. Por último, el caramelo salado lo corona junto con algunas avellanas caramelizadas.

Bizcocho de avellanas y chocolate con caramelo salado

Este bizcocho tipo pound cake es rico y denso y tiene un sabor intenso a frutos secos gracias a la pasta de avellanas. Cubierto con chocolate para que mantenga su humedad y rematado con caramelo de mantequilla salada.
Raciones 8 raciones
Tiempo de preparación 25 min
Tiempo de cocción 1 h
Tiempo total 1 h 25 min

Equipment

  • Horno
  • báscula
  • Amasadora (no es imprescindible)

Ingredientes

Para el bizcocho:

  • 230 gramos de azúcar
  • 120 gramos de mantequilla
  • 100 gramos de pasta de avellanas tostadas
  • 2 huevos
  • 2 gramos de sal (la punta de una cucharadita)
  • 180 gramos de harina floja o común
  • 180 gramos de nata líquida 35% MG
  • 5 gramos de levadura química (tipo Royal) (1 cucharadita)
  • 20 gramos de cacao (opcionalmente, para el marmolado)
  • Mantequilla ablandada para terminar el bizcocho

Para la cobertura:

  • 150 gramos de chocolate negro
  • 15 ml de aceite de girasol (1 cucharada sopera)

Para el caramelo salado:

  • 50 gramos de azúcar
  • 50 gramos de nata líquida 35% MG
  • 20 gramos de mantequilla salada (o normal + una pizca de sal)
  • ½ hoja de gelatina

Para las avellanas caramelizadas:

  • 20 gramos de azúcar glas
  • 20 gramos de avellanas tostadas
  • 1 garbancito de mantequilla

Elaboración paso a paso

Para el bizcocho:

  • Comenzamos por hacer la pasta de avellanas. Para ello sólo tenemos que triturar las avellanas tostadas con la picadora durante unos minutos, hasta que empiecen a soltar sus aceites y se forme una pasta. No es necesario que quede perfectamente lisa.
  • Para elaborar el bizcocho podemos hacerlo a mano o a máquina. Si lo hacemos a máquina, podemos usar las varillas o la pala. En un bol combinamos la mantequilla, la pasta de avellanas, el azúcar y la sal hasta que la mezcla sea homogénea.
  • Añadimos los huevos, ligeramente batidos, y una vez incorporados añadimos la harina previamente tamizada junto con la levadura química. Mezclamos lo justo para que la harina y la se integre.
  • Por último añadimos la nata y movemos con cuidado y lo justo hasta que la masa sea homogénea. Batir demasiado después de añadir la harina puede dar como resultado un bizcocho gomoso.
  • El marmolado es opcional. Si queremos hacerlo, separamos la masa en dos partes y añadimos a una de ellas el cacao en polvo tamizado, y mezclamos lo justo para que quede homogénea.
    Si no queremos hacerlo el cacao no es necesario y avanzamos al siguiente paso.
  • Precalentamos el horno a 165ºC. Engrasamos un molde de plumcake (alargado) de unos 20 cm con mantequilla y harina (o lo forramos con papel de horno).
  • Vertemos dentro la masa. Si hemos hecho la masa de cacao, alternamos en capas las dos masas para hacer un efecto marmolado.
  • Cocemos a 165ºC sin ventilador durante 1 hora a 1h 10 min. Si a la hora lo pinchamos y el palito sale limpio, está listo.
  • Dejamos enfriar sobre una rejilla. Para bañarlo y que el chocolate se endurezca rápido, podemos congelarlo antes, aunque no es necesario (especialmente en meses fríos).

Para la cobertura de chocolate:

  • Fundimos en el microondas el chocolate junto con el aceite en intervalos de 30 segundos.
  • Cuando el chocolate esté fundido, lo movemos bien para que se mezcle perfectamente con el aceite y lo vertemos sobre el bizcocho, colocado sobre una rejilla y con un recipiente debajo para recoger el sobrante.
  • Procuraremos que el chocolate se deslice uniformemente por las paredes del bizcocho. Para ello podemos ayudarnos con una espátula. Una vez cubierto, daremos unos golpecitos secos a la rejilla para que el exceso de chocolate caiga al recipiente.
    Si no hemos podido cubrirlo entero, podemos recoger este chocolate y volver a calentarlo para cubrir lo que nos falte.

Para el caramelo salado:

  • Ponemos a hidratar la media hoja de gelatina en agua fría.
  • En una cacerola, pesamos el azúcar y lo ponemos a fuego medio.
    Esperamos a que se funda sin removerlo; como mucho, podemos mover la ollita con movimientos circulares cuando empiece a fundirse.
  • Una vez el caramelo alcance un bonito color dorado, añadimos la mantequilla en dados y mezclamos bien. La mezcla burbujeará. Inmediatamente añadimos también la nata y una pizca de sal, si no hemos utilizado mantequilla salada, y movemos para que la mezcla sea homogénea.
    Dejamos hervir unos segundos a fuego suave.
  • Apartamos del fuego y añadimos la hojita de gelatina bien escurrida, mezclamos y reservamos hasta que se enfríe.
  • Una vez frío y gelificado podemos ponerlo en una manga pastelera para escudillarlo encima del bizcocho, como he hecho yo, o simplemente repartirlo por encima.
    Si ha quedado muy duro para ponerlo en la manga (depende de la cantidad y la calidad de la gelatina) puedes calentarlo 5 segundos en el microondas o triturarlo con la batidora de mano.

Para las avellanas caramelizadas:

  • Para caramelizar las avellanas de forma fácil y rápida echamos en una sartén pequeña a fuego medio-alto el azúcar glas y dejamos que empiece a fundirse.
  • Añadimos entonces las avellanas y con una espátula o una lengua las removemos mientras que el azúcar se adhiere a su alrededor, se funde y se dora. Todo este proceso no dura más de 3 minutos.
  • Las avellanas estén brillantes y doradas sacamos la sartén del fuego y añadimos un garbanzo de mantequilla. Removemos bien y vertemos las avellanas sobre la encimera o sobre un papel de horno y las separamos con ayuda de dos tenedores. Esperamos a que se enfríen unos minutos y una vez frías decoramos con ellas nuestro bizcocho.
Calorías: 420kcal
Cost: 5€
Plato: Brunch, Desayuno, Postre
Cocina: Americana, Europea, Francesa
Keyword: avellanas, bizcocho, caramelo, cheesecake, Chocolate, frutos secos, marmolado

Join the Conversation

  1. Muy buen aporte. Gracias por compartirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Recipe Rating




Close
LA HOGAZANA © Copyright 2020. All rights reserved.
Close